Benjuí, ¿qué es y para qué sirve?

Estoy segura que alguna vez habéis oído la palabra benjuí e incluso muchos habéis usado algún producto cosmético o aroma con él, ¿pero sabéis realmente qué es el benjuí y para qué sirve?

Eso que llamamos benjuí es una resina que se obtiene a partir de plantas de varias especies del género Styrax. Sobre todo se obtiene de la especie Styrax benzoin Dryand.

Esta especie es originaria del sureste asiático, está muy presente en las islas se Sumatra, Borneo y Java. Además, también podemos encontrar Benjuí de Sumatra (Styrax paralleloneurum) y también otra especie de Benjuí; Styrax tonkinensis, con las mismas propiedades pero de menor calidad que las anteriores.

Podéis encontrar información sobre el benjuí refiriéndose a ella como bálsamo o bálsamo del fraile. En inglés la llaman benzoin o gum benjamin.

El benjuí y su tintura en vídeo

¿Cómo se obtiene su resina?

Para obtener la resina de benjuí se realizan unas incisiones longitudinales y estrechas en el tronco del árbol (el árbol debe tener más de 7 años) con un cuchillo. Como resultado cae la resina en estado líquido. La resina que cae de la herida, se recoge con un tarro de vidrio o cerámica.

Esta resina se deja secar, se hace pedazos y se usa de múltiples formas. Su color y aroma puede variar en función de la especie y lugar donde se haya extraído.

Consigue la resina de benjuí con descuento.

Puedes encontrarla en la tienda online Cosmética natural shop.
Tienes un descuento del 5%, poniendo el código descuento: REFTrucosNaturales

Un poco de historia del benjuí

Las resinas en la antigüedad eran muy valoradas, llegando a ser tan valoradas como el oro. Hace siglos, el benjuí se usaba en ceremonias religiosas y rituales en gran parte del sureste asiático, sobre todo en Sumatra y Java. Ha sido muy usada en la medicina ayurveda, medicina china y japonesa, templos budistas e hinduistas.

Los griegos conocían y usaban el benjuí, su nombre en griego significa “resina olorosa”. Sin embargo, en castellano, deriva de un vocablo del castellano antiguo que hace ilusión a la palabra “estoraque” (un tipo de bálsamo). En toda Europa se usaba antes y durante la edad media. Era de gran valor, como os decía antes incluso como el oro, por ello los únicos que tenían acceso a él eran los nobles y el clero.

Se usaba con fines religiosos, pero también medicinales y cosméticos. En la actualidad apenas se usa ya con fines medicinales, su uso está centrado ya de forma exclusiva en la industria cosmética y alimentaria.

Propiedades y usos medicinales del benjuí

La resina de benjuí

El benjuí, en su mayor parte, es resina y aceites esenciales. Es rico en vainillina, por esto tiene un aroma muy dulce y suave que recuerda a la vainilla.

Sus propiedades son beneficiosas, sobre todo, para dos aparatos o sistemas de nuestro organismo.

Sistema respiratorio

Es un buen expectorante, ayuda a eliminar la flema que podamos tener acumulada en el pulmón.

Es antiinflamatorio (ayuda a bajar la inflamación), por ello se ha usado en casos de bronquitis combinando con sus propiedades expectorantes, hacía un buen trabajo contra ella. Además es antiséptico.

Se usaba sobre todo en casos de:

  • Tos y tos irritativa.
  • Afonía y ronquera.
  • Catarro y gripe.
  • Bronquitis.
  • Asma.

¿Cómo se usa o se usaba el benjuí para el sistema respiratorio?

Aunque ahora nos parezca extraño, se usaba de forma interna. Se tomaba en forma de tintura alcohólica y también por medio de píldoras o una especie de caramelos.

De forma externa se realizaban ungüentos balsámicos para aliviar las molestias respiratorias. También se usaba en sahumerios o inciensos para aliviar la afonía o ronquera.

Piel

Es antinflamatorio, antiséptico, antifúngico y cicatrizante. Y además es despigmentante, aunque pocas fuentes lo citan como tal.

Se usa sobre todo para:

  • Problemas dérmicos como eccemas, dermatitis, psoriasis.
  • Forúnculos y abscesos.
  • Quemaduras, heridas y úlceras en la piel.
  • Sabañones.
  • Micosis (hongos).
  • Afecciones bucales como gingivitis. Se usa en la pasta de dientes.
  • Desodorizante (elimina malos olores).

Desde siempre se le ha considerado como un rejuvenecedor, tanto para la piel como para nuestro organismo.

¿Cómo se usa el benjuí para la piel?

Sobre todo se usa su tintura y su aceite esencial. Pero también se puede hacer un buen oleato con él.

De forma externa se puede usar en cremas, body milk, bálsamos o ungüentos para la piel, incluso incorporar a la pasta de dientes.

Otra propiedad, de la que se habla menos, es su efecto sedante y ansiolítico. Antiguamente se usaba de forma interna, pero en la actualidad se puede usar en forma de cremas o aceites en combinación con sinergias de plantas o aceites esenciales indicados para relajar el sistema nervioso.

Precauciones de su uso

No se recomienda su uso en personas con alergia a la resina de las especies Stryrax spp.

Las personas sensibles y con piel sensible deben tener precaución tanto con su resina, su tintura y su aceite esencial. Al triturar la resina, sus partículas pueden provocar tos, por ello debemos tener precaución.

Cómo hacer tintura de benjuí

Algo que podemos hacer nosotros mismos, de forma sencilla, es la tintura de benjuí. Además, lo vamos a poder usar en muchos preparados de uso externo.

Ingredientes:

  • 10 gr de resina de benjuí.
  • 50 gr de alcohol de 96º de perfumería. No vale usar el alcohol de farmacia pues tiene muchos aditivos.
  • Un molinillo de café o mortero.
  • Un envase de boca ancha, bien limpio y seco.

Vamos a hacer una tintura en una proporción 1:5, hay algunas personas que usan una proporción 1:4 (benjuí:alcohol)

Uso alcohol de 96º porque vamos a realizar una tintura con una resina y por ello es la mejor graduación. Aun así, también debéis saber que algunas personas prefieren usar alcohol de 70º.

Elaboración:

  1. Tritura el benjuí en un molinillo. Cuanto más fino mejor. Si no tienes molinillo eléctrico, entonces machaca bien la resina en un mortero.
  2. Cuando ya esté, espera un poquito antes de abrir la tapa porque sus partículas que pueden irritar un poco nuestra garganta.
  3. Echa con cuidado la resina pulverizada en el bote de vidrio.
  4. Pesa el polvo del benjuí.
  5. Pesa el alcohol de 96º. Recuerda la proporción 1 parte de benjuí : 5 partes de alcohol.
  6. Con cuidado cubre con el alcohol la resina, dentro del envase de vidrio.
  7. Cierra el envase bien y agita. Mueve bien hasta que esté todo bien mezclado.
  8. Ahora guarda el bote en la alacena (un lugar seco, oscuro y lejos de una fuente de calor o de humedad). Deja que macere la tintura durante unos diez días. ¡Importante!, agita la tintura todos los días o al menos varias veces en semana.
  9. Pasado este tiempo, filtra la tintura y envasa en un bote de vidrio de color oscuro, bien limpio y esterilizado.

Un truco para el filtrado, te recomiendo filtros de café de papel, pues las resinas se pegan mucho a las telas y luego cuesta mucho limpiarlas bien.

¿Cómo se usa?

Se añade entre un 1-5% de la tintura de benjuí a jabones, bálsamos o diferentes tipos de preparado.

¡Ojo! En cremas corporales y faciales no se recomienda añadir más de 1%.

Ya sabéis un poquito más sobre la resina del Benjuí. Espero que investiguéis sobre ella y sus usos, estoy segura que os sorprenderá.

¿Te gusta el mundo natural?

Descubre el increíble mundo de las plantas y sus usos medicinales en mi curso de fitoterapia práctica