Cómo hacer tinta con agallas de roble

Los robles siempre me han parecido árboles majestuosos, llenos de misterio e historia. Y no es para menos, los robles nos han acompañado como algo vital dentro de nuestras vidas, no solo como calor y protección en forma de madera, sino como alimento rico y buena medicina.

Para ponernos en situación en la península ibérica tenemos un montón de especies del género Quercus, que pasan desde la conocida encina (Quercus ilex) y el alcornoque (Quercus suber) hasta llegar al roble común o carvallo (Quercus robur). Todos ellos nos dan como fruto una bellota, pero ¡ojo no todas se comen! Según la zona donde vivamos tenemos diferentes especies, por ejemplo, en la zona donde vivo tenemos dos tipos de roble, el roble melojo (Quercus pyrenaica) y el roble albar (Quercus petrea). Os invito a que las descubráis.

Pero…¿qué tienen que ver los robles con las agallas y la tinta? Pues bien, estos queridos Quercus, sobre todo los robles, nos regalan unas preciosas agallas y de ellas podemos hacer una tinta negra estupenda para escribir, pintar y teñir que se lleva usando siglos.

En este artículo os explico como usar las agallas para hacer en casa tinta negra de forma sencilla, espero que os guste 🙂

¿Qué es una agalla?

Muchas veces confundimos las agallas con las bellotas, aunque no se parecen, así que la pregunta es…¿Qué es una agalla?

Las agallas son abultamientos anormales que se forman en el tejido de la corteza de robles y encinas, producidos por una picadura de un tipo de avispita llamada avispa gallaritas o avispa de las agallas. Es un insecto himenóptero (al igual que las abejas, avispas y hormigas) de la familia de las Cynipidae.

Por cierto, depende de la zona donde vivamos, las agallas pueden tener diferentes nombres, por ejemplo, en algunos sitios también se las llaman gallatita o gallaruto. Seguro que en vuestra zona tiene otro nombre curioso 🙂

Propiedades de las agallas

Las agallas son muy ricas en taninos hidrolizables, este tipo de taninos son solubles en agua. Y este componente es lo que usamos para hacer la tinta.

A nivel medicinal los taninos son astringentes (ayudan a la cicatrización, cortan diarreas) y son antiinflamatorios. Se han usado tanto de forma interna como de forma externa para tratar las mucosas y la piel.

Se han usado para hacer tinta y tintes desde hace siglos. Durante la Edad Media era algo muy común, incluso hay datos de su uso como algo especial en el siglo de oro español.

Para tinte, estos taninos se fijan y se oscurecen con hierro (sulfato ferroso).

La receta en vídeo:

La receta escrita:

Esta es una receta adaptada de las recetas que se usaban antiguamente. Las recetas que se usaban en el medievo usaban vino tinto porque también es muy rico en taninos.

Ingredientes:

  • 4,5 g de agallas de roble con agujerito 🙂
  • Agua, la justa para cubrir las agallas. También se puede usar vino.
  • 2,8 gr de sulfato ferroso.
  • 8 gotas de goma arábiga líquida.
  • 3 clavos de olor.

¿Cómo hacer la goma arábiga líquida?

  1. Echamos la goma arábiga en polvo en un bol de vidrio. Al tiempo se pone a calentar agua, debe ser el doble de volumen que de goma arábiga.
  2. Una vez el agua esté caliente, se echa el agua sobre la goma arábiga que está en un bol.
  3. El bol se pone a calentar al baño María, de esta forma la goma arábiga en polvo se irá disolviendo con el agua. Remueve bien.
  4. Una vez esté bien disuelto, envasa la goma arábiga líquida en un recipiente de vidrio limpio y seco.
  5. Guarda el bote en el frigorífico. Si lo hemos hecho bien nos durará hasta un año, pero la idea es hacer poca cantidad para usarla en poco tiempo.

Elaboración:

  1. Recolectamos las agallas de roble. Es importante solo recolectar las que están caídas en el suelo y tengan un agujerito. Este agujero significa que la avispa ha salido ya de su interior.
  2. Una vez que lleguemos a casa, con el mortero, machacamos las agallas que vayamos a usar. Si no tenemos mortero, otra forma es poner las agallas dentro de una toalla o paño y darlas con un martillo para hacerlas añicos.
  3. Echamos las agallas machacadas en un cazo y cubrimos con agua, la justa para cubrir la agalla y encendemos el fuego.
  4. Dejamos que pegue unos hervores (hasta cinco minutos) y apagamos el fuego.
  5. Echamos nuestra mezcla en un tarro de vidrio, bien limpio y seco.
  6. Cerramos el bote y lo dejamos que macere durante tres días en un lugar seco y sin humedad. Agita todos los días.
  7. Pasado este tiempo, filtra la tisana obtenida con ayuda de un colador o un filtro de café de papel.
  8. La tisana la echamos en un nuevo bote de vidrio, limpio y seco. En mi caso obtuve 30 ml de tisana.
  9. En la tisana marrón oscuro que hemos obtenido añadimos una pequeña cantidad de sulfato ferroso y removemos. Usa una cuchara de madera que vayas a usar solo para tintes o puedes usar una varilla de vidrio que no se impregna. Vais a ver como de forma inmediata el color marrón se torna a negro.
  10. Ahora nos toca añadir la goma arábiga líquida. Echamos unas gotas y mezclamos bien. Según la cantidad que añadamos va a coger más o menos textura.
  11. Y el último paso, añadimos varios clavos de olor a la mezcla para alargar la vida de nuestra tinta.

¡Ojo!: para que coja un color más oscuro y que la goma arábiga haga su trabajo, necesita unas horas. Yo os recomiendo que lo dejéis reposar un día al menos antes de usar. La tinta se oscurece en contacto con el oxigeno.

¿Cómo se usa?

Esta tinta negra hecha con agallas de roble se puede usar como tinta para escribir, gracias a una pluma, o para pintar acuarela gracias a un pincel. Pero también nos sirve como tinte para teñir o hacer detalles en telas y como pintura para decorar madera.

Lógicamente, no es como la tinta comercial a la que estamos acostumbrados, pero al final si tenemos paciencia conseguiremos una tinta a nuestro gusto con la que trabajar y desarrollar nuestra imaginación.

4 comentarios en “Cómo hacer tinta con agallas de roble”

  1. Liliana Victoria Cervantes Garcia

    No me hubiera imaginado que se pudiera hacer una tinta con las agalla del roble…que interesante!!..cuando tenga oportunidad de recolectarlas lo haré para preparar mi tinta.
    Saludos y abrazos!!

  2. Super interesante, viviendo en Canarias no lo podré hacer pero merece la pena saberlo. Aqui utilizamos la cochinilla de las tuneras, no es negro, es color carmín, la cochinilla es un hongo que se pega a las palas de la tunera y se usaba y usa para tintes y cosmética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.