kombucha y 4 BEBIDAS hERBALEs

Estoy segura de que alguna vez has escuchado la palabra “Kombucha” o incluso te has tomado una kombucha en un bar…y ya lo más es que tengas kombucha creciendo en casa. Sí, sí, creciendo 😜.

La kombucha es una gran conocida desde hace ya bastantes años, pero hasta este mismo verano, nunca había tenido en casa para hacerla. Quiero dar las gracias a mi tía Pilar, sin cuya kombucha no podría haber hecho este vídeo.

Gracias por darme parte de su scoby y su kombucha, para así poder fabricar la mía propia 🙂

Pero, estaréis pensando…

¿Qué es la Kombucha?

Primero debemos saber que es el scoby. Más bien deberíamos decir el SCOBY, que son las siglas en inglés de “Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast” que en castellano significa colonia de bacterias y hongos (en este caso levaduras) que viven en simbiosis. Para que nos hagamos una idea, el kéfir de agua y el kéfir de leche también tienen un scoby propio.

Algunos de los microorganismos que contiene este scoby son bacterias como la Medusomyces gisevi y Bacterium xylinum y levaduras como Gluconobacter oxydans, Saccharomyces ludwigiiSaccharomyces erevisiaeSchizosaccharomyces pombe.​

Este scoby es en sí lo que llamamos hongo kombucha y la bebida resultante es lo que llamamos kombucha o té de kombucha.

Hay un poco de controversia sobre el tema del origen de esta bebida, pero todo apunta que la kombucha es originaria de China y que se extendió primero por Japón (hay historias diversas sobre como sucedió), después por Rusia, Europa y, por último, por todo el mundo.

AGENDA y CALENDARIO HERBAL 2022

Ya está disponible la Agenda herbal 2022.
Quedan pocos ejemplares.
¡Reserva el tuyo ya!

¿Qué beneficios tiene para nuestra salud?

Es una fuente de vitaminas como la vitamina C, Vitamina PP (niacina o B3) y vitaminas del grupo B, minerales, aminoácidos (que ayudan a la digestión del azúcar y son buenos para el metabolismo) y polifenoles (antioxidantes).

De forma popular se dice que tiene propiedades antibióticas y que es buen probiótico.

Tienes que saber que, después de la fermentación, todavía queda una cantidad de teína (dependerá del tipo de té que hemos usado), una pequeña cantidad de glucosa y una fracción mínima de alcohol etílico (menor que 0,5% del total).

Antes de hacer nada con la Kombucha debes saber que:

No es recomiendable tomar kombucha si tenemos algún enfermedad renal o hepática, personas con diabetes y en casos de personas con el sistema inmune muy débil.

Sobre el cuidado de la kombucha: debemos lavar bien la zona de trabajo, los envases y nuestras manos antes de tocar el scoby o la kombucha. Y debemos evitar los envases metálicos o de porcelana, ya que el metal puede reaccionar con los ácidos de la kombucha.

Kombuchas herbales en vídeo

¿Cómo obtener nuestra bebida de kombucha?

Ingredientes

  • Botellas de vidrio, limpias y esterilizadas.
  • Tela de algodón para tapar la kombucha.
  • Goma elástica.
  • Embudo no metálico.
  • Plato.
  • Envase tipo vaso o bol para elaborar el té.
  • Bote de vidrio con su kombucha y su scoby. Lo más importante.
  • Azúcar blanca, azúcar moreno, azúcar de coco, panela, melaza, miel…
  • Té negro, verde o rojo.

Elaboración

  1. Lo primero de todo, lávate bien las manos, lava la superficie y los utensilios que vas a usar (botellas de vidrio, taza o envase donde dejemos el té, embudo no metálico, plato para dejar el scoby, tela para tapar el scoby y goma elástica).
  2. Prepara una infusión de té. Puedes usar cualquier tipo de té (sobre todo se usa té negro o té verde). Se prepara 500 ml de agua, se calienta y se le añaden 3 bolsitas de té. Se deja reposar 5 minutos y se quitan las bolsitas.
  3. Al té obtenido, se le añaden 5 cucharadas del azúcar que prefieras, remueve bien.
  4. Deja que se atempere. Nuestro té debe estar tibio o casi frío para cuando lo echemos en la kombucha, si está caliente puede matar a la colonia de bacterias y levaduras.
  5. Mientras, lávate bien las manos con agua y jabón, de nuevo.
  6. Quita la tela que tapa la kombucha. En un plato limpio pon el scoby y déjalo a un lado.
  7. Llena de kombucha varias botellas de vidrio, en este vídeo son 4, pero ojo, debes dejar 3 o 4 dedos de kombucha en el frasco grande (un 30% del fermento).
  8. En las botellas de vidrio, echa las frutas o las plantas medicinales que desees, cubre con un poco de más agua. Tápalas bien y guárdalas en la nevera.
  9. En el envase grande, añade en la kombucha que hemos dejado, el té que hemos hecho (ya sabéis, no puede estar caliente) y rellena con agua mineral hasta casi arriba (por donde estaba el scoby al principio).
  10. Ahora con cuidado, echa el scoby en el frasco grande, tapa con un paño de algodón limpio y sujétalo con una goma elástica.
  11. Guarda tu kombucha en la alacena o hueco del armario de la cocina en el que esté mejor. ¡Ojo!, la zona donde lo suelas dejar tiene que estar limpia y tener una temperatura superior a 20ºC.
  12. Debes dejar macerar unas horas, o un día, las botellas de kombucha que tienes en la nevera antes de consumirlas.

Dudas acerca de la kombucha

La kombucha se suele dejar fermentar como mínimo seis días, o una semana. Cuantos menos días de fermentación más cantidad de azúcar habrá y su sabor será suave, sin embargo, cuanto más tiempo lo dejemos fermentar su sabor será más ácido y menos azúcar habrá en la kombucha.

¡Importante!, pasados cinco semanas de fermentación, debemos alimentar a nuestras bacterias y levaduras, ya que de no ser así morirán por falta de azúcar.

Para que os hagáis una idea, el tiempo medio que se suele dejar fermentado es de dos semanas, pero depende de cada uno.

¿Cuánto se debe tomar de kombucha al día?

Se recomienda un vasito al día. Pero es mejor empezar tomando menos cantidad hasta llegar al vaso. Algunos profesionales recomiendan tomarlo en ayunas.

4 bebidas herbales con kombucha

Aunque parezca que se me ha olvidado, así es como he titulado al artículo, pero antes tenía que explicaros tantas cosas 😉.

La kombucha, la bebida ya hecha, se suele combinar, sobre todo, con frutas como las fresas, cerezas, frutos rojos…pero también plantas como el jengibre o la cúrcuma.

Jugando con las frutas y plantas se pueden hacer mil y una combinaciones. Seguro que alguno de vosotros, hacéis jengibre con limón o hierbabuena tipo mojito.

Hoy os quiero compartir 4 combinaciones medicinales que son muy recomendables, pero, además, están buenas.

Kombucha con arándano y frambuesas:

Esta combinación me encanta, está muy rica y tiene un aroma muy agradable.

Los arándanos y las frambuesas son muy ricas en antocianinas, estás antocianinas son flavonoides que ayudan a mejorar nuestro tono venoso, mejorando la calidad de las venas, activando la circulación y protegiendo a los capilares de nuestros ojos.

Además son grandes antioxidantes y tienen una gran cantidad de vitamina C (un 44% del total). Muy importantes para mantener nuestro sistema inmune fuerte.

Kombucha con pétalos de rosas:

Esta mezcla os puede parecer algo rara, pero nada más lejos de la realidad, pues los pétalos de rosas le dan un aroma estupendo y un color precioso a nuestra bebida .

La rosa, aunque un poco olvidada, tiene muchas propiedades medicinales más allá de su uso tópico. Es astringente, sedante, antiséptica, antidiarreica y cicatrizante. Además, tiene un alto contenido en vitamina C.

Kombucha con manzanilla y pasiflora:

Esta mezcla tiene un aroma a manzanilla y su sabor recuerda a ella bastante, pero tiene muchas otras propiedades medicinales.

Aunque pensemos que la manzanilla siempre es para tratar molestias digestivas (ya que es digestiva y antiinflamatoria), debemos saber que es sedante y es una buena idea combinarla con la pasiflora.

Por otra parte, la pasiflora es analgésica y ansiolítica (es estupenda para tratar el insomnio y el nerviosismo), pero además es espasmolítica algo que puede venir muy bien al combinarla junto a la manzanilla para las molestias digestivas e intestinales.

Esta combinación va genial como digestivo, antiinflamatorio a nivel intestinal pero también como relajante suave del sistema inmune.

Kombucha con hibisco

Esta es una de mis favoritas. El sabor es algo más ácido por el hibisco, pero su color morado es precioso.

El hibisco es una gran fuente de vitamina C, además es una planta diurética y antiséptica, así que es estupendo para prevenir infecciones vaginales. Se usa también como depurativo suave junto a otras plantas medicinales y parece que es hipotensora (ayuda a bajar la tensión arterial).

Pero ¡ojo!, no se recomienda tomar hibisco durante el embarazo ya que es uterotónica.

Como veis las plantas medicinales combinan muy bien con la kombucha, consiguiendo una bebida refrescante y medicinal.

Espero que os haya gustado este artículo y que os animéis a hacer vuestras propias recetas de kombucha con plantas medicinales 🙂

AGENDA y CALENDARIO HERBAL 2022

Ya está disponible la Agenda herbal 2022.
Quedan pocos ejemplares.
¡Reserva el tuyo ya!

3 comentarios en “kombucha y 4 BEBIDAS hERBALEs”

  1. Hola Virgi!!, entiendo que para hacer la kombucha desde cero… Tenemos que hacer una infusión de te verde o negro y después(una vez esté templado)añadirle el azúcar y ponerlo en un recipiente de cristal bien limpio y dentro ponerle el scoby, dejarlo macerar el tiempo que nos indicas y después ya podemos añadirle las hierbas o frutos k queramos, es eso? O lo he entendido mal?
    Muchas gracias como siempre por enseñarnos tantas cosas.

  2. Hola Virgi, soy alumna de escuela Herbal, y a veces he comprado bebida de Kombucha preparada.
    He creido entender que el Scoby se puede comprar, para prepararla, ¿es así? Muchas gracias, estoy enamorada de todo lo que estoy aprendiendo contigo, aunque vaya despacio. Un abrazo. Mercedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *